Viernes, 20 Septiembre 2019

Historia

HISTORIA

 


El origen de su nombre viene de la fuente que abastecía a la población desde tiempos inmemoriales. Es en época árabe cuando fijará definitivamente su nombre de “Alberca” (del árabe> al-birka, “el estanque”) y el distintivo “de Záncara”, por la proximidad al río que lleva este nombre, también de origen árabe.
De los primeros asentamientos que tenemos constancia se sitúan en un monte cercano a la población, el Cerro Motejón, donde se han encontrado restos de tres recintos amurallados que circundaban una fortaleza.
Sabemos que en la época Romana pasaba por la población la calzada que unía Complutum con Cartago Nova (llamado “El Camino Murciano”, junto a la fuente “del Pilar”. Es posible que buscando un lugar con agua con la que abastecerse surgiera un pequeño poblado cercano a esta fuente, que subsistiría hasta época árabe, el cual sería repoblado tras la conquista de Alarcón en 1184.
Es en la Edad Media, donde ya tenemos las primeras noticias sobre “El Alberca”. En esta época, se produce una repoblación con gente que viene de lugares cercanos. Pero el acontecimiento más importante de este periodo se produce el 22 de enero de 1335, fecha en la que Don Juan Manuel, funda en La Alberca de Záncara un convento de Dominicas procedentes de Santo Domingo “El Real” de Madrid. Don Juan Manuel deposita en esta comunidad todos los poderes de gobierno sobre la población a excepción de la justicia. Sera un pequeño señorío dentro del futuro Señorío de Villena, dirigido por una comunidad dotada de grandes rentas y patrimonio. La comunidad de monjas de San Ildefonso de la Alberca permanecerá en este convento hasta el 8 de Junio de 1499, fecha en la que Don Diego López Pacheco (2º Marques de Villena) obtiene por bula de Alejandro VI el traslado de las monjas a Belmonte.

El comienzo de la Edad Moderna, viene marcado por la obtención del título de villa. Será el poeta Jorge Manrique quien gane para la causa real la villa de La Alberca, quien, por los poderes reales que llevaba prometió, en nombre de los reyes, eximir y apartar a La Alberca de la Jurisdicción de la Villa de Alarcón, hacerla Villa por sí y otras Mercedes. Este privilegio será confirmado por los Reyes Católicos en Toledo el 20 de Marzo de 1480.
El Siglo XVI comienza con varias epidemias, lo que conlleva un descenso de población. Según Las Relaciones de Felipe II se contabilizo una población de 200vecinos (unos 800 habitantes) aunque antes de la epidemia había sido de 300 vecinos.
En esta época se construyen los edificios más destacables de la población como la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. De la Asunción (S. XV-XVI) y el Ayuntamiento (S. XVI), posible Hospital. También de esta época subsisten blasones y portadas de algunas casas solariegas. También había dos ermitas, la de Santa Ana, sobre cuyos cimientos se construyó el Convento de Carmelitas en el S. XVII y la de San Sebastián, hoy desaparecida.
En el Siglo XVII se construye el convento de Santa Ana, y destaca la figura de Fr. Francisco de la Cruz, carmelita calzado que peregrina a Tierra Santa con una Cruz a cuestas entre 1643 y 1646. Dicha cruz es la actual patrona de la Alberca, con cofradía fundada en 1724.
Del siglo XVIII obtenemos algunos datos del censo de Floridablanca (1787) en el que se dice que la población es de 933 habitantes. La economía es básicamente agrícola con algunas pequeñas industrias. De esta época se conservan solamente un par de escudos que pertenecieron a las casa solariegas de la familia Peñaranda.

En el S.XIX se inicia con la incursión en España de las tropas napoleónicas y las desamortizaciones. Se iniciara en esta época una modernización de su estructura y un proceso de “caciquismo”, impulsado por la desamortización, por el que los antiguos hidalgos pasan a ser terratenientes. De esta época hay datos de la existencia de un molino de viento aunque hoy en día no se sabe exactamente su ubicación, por la tradición oral lo sitúa en el cerro “Molino de Viento”.
El siglo XX arranca en España, con una industrialización creciente y el éxodo de población rural a las ciudades Y a Europa.
Después de este discreto progreso del primer tercio de siglo, la Guerra Civil y la subsiguiente posguerra suponen momentos difíciles para el pueblo.
En los años 50 comienza una discreta recuperación con la aparición de empresas como la Cooperativa del vino. En los 60 empieza una regresiva disminución de la población.
En estos años empieza un movimiento migratorio de hijos de La Alberca hacia Valencia, Barcelona y Madrid principalmente. 
En La Alberca vemos un progresivo aumento de población y una incipiente mecanización de las tareas agrícolas. La economía sigue girando en torno a la agricultura y en esta época comienza la plantación del ajo. 
En los años 70, al hilo del auge económico del país, surgen otras cooperativas e industrias como la Cooperativa ajera y la Central quesera, famosa ésta por la elaboración de un renombrado queso de oveja.
En el último cuarto de siglo este pueblo ha tenido en tímido despegue económico todo ello vincula do a la agricultura y ganadería.
En la actualidad existen varias empresas nuevas pero, aun así, como pasa en muchos pueblos de España la población va disminuyendo.